Casa Carbonell

Casa Carbonell.

Juan Vidal Ramos, 1920-25.

Explanada de España 1 y 2 c/v Capitán Meca, San Fernando y Cervantes. 03002. Alicante.
 
0_c_1

Casa Carbonell. Fachada principal. Cuerpo de viviendas.

Estamos sin duda ante una de las imágenes más destacadas del conjunto edificado alicantino, a lo que contribuye decisivamente su posición privilegiada presidiendo la Porta de la Mar y el inicio de la Explanada, antiguo Paseo de los Mártires, la arteria más característica y conocida de la ciudad. Su contundente volumen, ocupando una manzana completa resultante de la ordenación de los solares generados por el traslado, una década antes, del primitivo mercado decimonónico  y el lenguaje historicista de influencia francesa empleado, completan los requisitos que hacen de este inmueble el más representativo del gusto de la burguesía comercial de la época.

0_cb_1

Remates.

Promovido por el industrial alcoyano Enrique Carbonell con la finalidad de residir durante ciertos periodos en la capital provincial y alquilar el resto de locales comerciales y viviendas, el edificio se organiza en planta integrando dos bloques gemelos que se componen de dos viviendas por cada uno de los seis niveles (incluyendo los áticos de la última planta). Los pisos, de generosas dimensiones (en torno a los 200 m2), se estructuran de forma que las estancias principales recaen a la fachada principal a la Explanada mientras que las de servicio se adosan al alzado posterior a la calle San Fernando. Sendos patios centrales dan servicio a cada pareja de viviendas e integran la escalera correspondiente, que goza así de una perfecta iluminación y ventilación. Paralelamente se disponen, junto a la fachada posterior, las respectivas escaleras de servicio que permiten la separación de recorridos y usos.

0_c_2

Acceso a uno de los zaguanes.

La fachada principal, recayente como hemos visto a la Explanada y gozando de las vistas sobre el Puerto se divide verticalmente según la composición tripartita tradicional: cuerpo basamental para oficinas, con planta baja y entresuelo; desarrollo de cinco plantas para viviendas; y remate compuesto por un ático cuyo volumen no ocupa todo el alzado, sino que deja libres los extremos para ubicar las terrazas. Partiendo de una simetría central, la fachada se divide en cuatro ejes secundarios, representados por los cuerpos de miradores que avanzan del plano de fachada simulando estar sostenidos por potentes ménsulas en planta primera. Estos ejes se enfatizan al incorporar remates que en los vértices con Capitán Meca y Cervantes son meros cupulines ornamentales y que en el centro de la composición se prolongan verticalmente mediante torreones de sección circular rematados por cúpulas perforadas mediante óculas que simulan estar revestidas de pizarra. La incorporación de estos elementos dotan de cierto equilibrio al conjunto, al potenciar cierta verticalidad que contrarresta la pesadez horizontal del bloque. En la fachada posterior a la calle San Fernando se vuelve a utilizar el recurso de la sucesión de entrantes y salientes mediante la colocación de cuatro cuerpos volados que se prolongan en toda la altura.

0_c_3

Explanada con la Casa Carbonell en primer término.

El inmueble repite en líneas generales los ornamentos y recursos que Vidal venía empleando desde sus primeras obras para las clases acomodadas alicantinas y que seguirá utilizando hasta el final de su primera etapa, si bien evolucionará hacia modelos más casticistas y a veces incluso racionalistas -aunque sólo superficialmente- demostrando gran versatilidad y adaptación al gusto de sus patrocinadores. En la Casa Carbonell necesariamente tenemos que atender a la jerarquización de plantas, con el protagonismo de la primera o principal, cuyos balcones se distinguen del resto por el empleo de balaustradas en los antepechos y el ritmo que marcan la alternancia de miradores y del plano de fachada recorrido por pilastras jónicas de orden gigante. La cornisa moldurada de amplio vuelo que separa las plantas tercera y cuarta sigue la primitiva línea de los edificios de la Explanada, que treinta años antes ya había rebasado Guardiola Picó en el otro extremo del Paseo con su Casa Alberola (1891), tendencia que el propio Vidal había seguido en su vecina Casa Lamagnière (1918) buscando el máximo aprovechamiento permitido por las Ordenanzas.

Juan Vidal Ramos (1888-1975), se titula por la Escuela de Arquitectura de Barcelona en 1916. Desde el principio se decanta por el empleo de un lenguaje ecléctico historicista, que oscila entre las preferencias afrancesadas de la burguesía comercial de la época al gusto entre neobarroco y casticista que va adoptando conforme se acerca la década de 1930 (Casa Alberola en Av. Constitución). De esta primera época podemos destacar notables creaciones residenciales como los edificios Bergé, Gomis-Iborra, Lamagnière o Bardín. Es uno de los arquitectos alicantinos más prolíficos del siglo XX y después de la guerra civil avanzará hacia modelos de mayor simplicidad constructiva, sin duda influenciado por la colaboración con arquitectos de generaciones posteriores, entre los que destacará Julio Ruiz Olmos.

Fuentes consultadas:
“Guía de Arquitectura de la Provincia de Alicante”. Jaén i Urban, G (director). 1999.
“Registro de Arquitectura del S XX. Comunidad Valenciana”. Tomo I. AA.VV. 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s