Edificio de viviendas en Rambla Méndez Núñez.

Edificio de viviendas en Rambla Méndez Núñez.

Edificio de viviendas y locales comerciales.

Juan Antonio García Solera, 1958.

Duque de Zaragoza 1 c/v Rambla Méndez Núñez. 03002 Alicante.

Edificio de programa mixto, integrando planta baja y entresuelo para uso terciario y diez niveles para dos viviendas por altura, correspondiendo el último de ellos a un ático no retranqueado del plano de fachada y que recibe un tratamiento compositivo diferenciado al resto a modo de remate.

Juan Antonio García Solera (Alicante, 1924) había comenzado a ejercer su profesión de Arquitecto en su ciudad natal tras titularse por la Escuela de Madrid en 1953. Aunque ya había dejado algunas muestras de su buen hacer profesional, será ésta su primera obra de relevancia, enclavada además en un entorno que por aquellas fechas estaba cambiando radicalmente con la apertura de La Rambla hasta la calle San Vicente. La ciudad nueva se sobreponía a la antigua y García Solera concebía un moderno edificio, adscrito al Segundo Movimiento Moderno que desde hacía pocos años venía derribando prejuicios en un país que comenzaba a hacerse moderno con los proyectos de profesionales como Carvajal, Bohigas, García de Paredes o Sáenz de Oiza.

En este edificio en esquina, García Solera proyecta dos viviendas por nivel muy diferentes entre sí, dotando de especial relevancia a la mayor de ellas, la cual ocupa casi la totalidad de las fachadas y goza de una amplia terraza protegida por un delicado antepecho metálico en el ángulo formado por las dos vías que delimitan la parcela. Relega la otra vivienda al fondo del solar y haciendo medianera con el edificio contiguo de la calle Duque de Zaragoza. La caja de escaleras se sitúa al fondo, servida por un patio central de luces. Otro patio interior completa las necesidades de luces y ventilación de la vivienda secundaria.

La fachada huye de los materiales y soluciones tradicionales que hasta la fecha se venían empleando en la ciudad. García Solera, al igual que poco después haría Guardiola Gaya, evita los revocos e incorpora en sus diseños la variedad tonal y de texturas que le garantiza el juego con materiales de distinta naturaleza: cerámicos, aplacados pétreos, caravista. A unos alzados apilados en estratos horizontales (que contribuyen a enfatizar las amplias terrazas de la esquina, cubiertas sus paredes en aplacados rojizos y solamente interrumpidas por las delgadas losas de los forjados), se superponen bandas verticales que integran las ventanas, dando la impresión de disponerse ocupando la totalidad de la altura entre forjados, recurso que volverá a emplear en promociones posteriores.

En definitiva, estamos ante un edificio que introduce en Alicante el empleo de los nuevos materiales y el diseño rompedor con la composición tradicional, que abandona la simetría y el orden estricto para crear viviendas funcionales, con aprovechamiento racional de sus espacios y las posibilidades del solar al servicio de los nuevos estándares de calidad y confort que la clase media-alta alicantina comenzaba a demandar como símbolo y demostración de su dinamismo y su capacidad económica.

Fuentes consultadas:
“Guía de Arquitectura de la Provincia de Alicante”. Gaspar Jaén i Urban (Coord.) y otros. Instituto de Cultura Juan Gil-Albert / CTAA. Alicante, 1999.
“La Vivienda Moderna. Registro Docomomo Ibérico, 1925-1965″. AA.VV. Fundación Caja Arquitectos / DOCOMOMO Ibérico. Barcelona, 2009.
“Juan Antonio García Solera”. Justo Oliva Meyer. Publicado en Vía Arquitectura.  http://www.via-arquitectura.net/01_prem/01p-059.htm
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s