Gran Hotel. Cartagena.

Gran Hotel. Cartagena.

Gran Hotel. Cartagena.

Tomás Rico Valarino / Víctor Beltrí i Roqueta. 1907-1916.

Jara 31 c/v Aire. 30201 Cartagena (Murcia)

Característico chaflán que se introduce a modo de cuña en la plaza de San Sebastián de Cartagena, resolviendo la esquina generada por las calles Jara y Aire con un cubillo rematado por cúpula bulbosa perforada por óculos.

El edificio fue promovido por el terrateniente e industrial minero Celestino Martínez, que en 1902 encarga el proyecto a Tomás Rico para levantar su vivienda particular. Las obras darían comienzo en 1909, aunque en 1911 fallece el promotor y sus herederos deciden continuar la obra, pero ahora para destinarla a hotel. Al poco tiempo, y ante la muerte del propio Rico, Víctor Beltrí tiene que hacerse cargo de la obra, inaugurándose por fin en 1916. El establecimiento pasa finalmente a manos de la Caja de Ahorros aunque se sigue explotando como hotel, disponiendo de hasta setenta habitaciones y cuatro suites de lujo. En 1976, su cambio de titularidad (adquirido por un grupo inmobiliario) amenaza con su derribo, aunque finalmente se opta por vaciarlo interiormente, manteniendo las fachadas, para adecuarlo a sus nuevos usos.

El inmueble dispone de dos sótanos y siete plantas sobre rasante. La planta baja actúa como basamento de la composición y recibe un tratamiento cromático distinto. Sendas marquesinas ferrovítreas protegen sus dos accesos, situándose el principal en la calle Jara. La planta segunda (sin duda pensada como la principal) es la que goza de mayor riqueza decorativa. Sus balcones sobre ménsulas están protegidos por singulares antepechos calados con decoración modernista. Las dos siguientes plantas forman unidad al estar sus huecos unidos por bandas de pilastras que simulan sostener la planta quinta como remate de la composición. Es destacable la forja de estos tres niveles, hábilmente combinada con el juego cromático de los materiales (piedra artificial blanca/ladrillo cara vista rojo). Finalmente, las fachadas se rematan con una cubierta amansardada a la que se asoman las ventanas de la última planta, interrumpida en el cubillo del chaflán, cilíndrico y perforado por una galería adintelada con capiteles jónicos, y en el eje de la fachada principal.

El edificio es clara muestra de una época y de una sociedad, la cartagenera del primer tercio del siglo XX, cuando el auge de la minería convierte a esta ciudad en una de las más prósperas de la España peninsular. Los dos arquitectos que lo hacen posible serán además los principales creadores de una imagen urbana fastuosa que ocultará graves desigualdades sociales.

Fuentes consultadas:
http://www.regmurcia.com.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s